¿Por qué desde el cuerpo?

¿Por qué desde el cuerpo?

Teniendo en cuenta que gran parte de la forma corporal es el resultado de cómo afrontamos y entendemos la realidad, es de gran eficacia abordar toda la parte psicológica emocional y espiritual de la persona desde el vehículo que la sustenta: el cuerpo.

Cuerpo y mente son una unidad indivisible y están relacionados entre sí por las emociones. Cuando esta unión se interrumpe, deviene un desequilibrio en la salud.

«Todas las experiencias de vida quedan reflejadas en el cuerpo, son memorias necesarias para una buena adaptación a las normas del medio y a la sociedad donde vivimos. Por ejemplo, un niño que ha tenido que ser fuerte en un ambiente hostil en su hogar, levantará el pecho a fin de aguantar el tipo y evitar que le castiguen o humillen más.»

 

Esa postura se perpetuará en el adulto dándole un aire de prepotencia visto desde fuera.

Las palabras y lo que te explica una persona revela lo que hay en la mente consciente, pero para el terapeuta de Corexpresión es importante fijarse en otras características para detectar la actitud inconsciente:

  • la posición de la persona en vertical
  • la postura de la persona.
  • la forma de gesticular
  • el cómo se mueve
  • el grado de motilidad
  • la cantidad de sentimiento en sus ojos
  • la posición de las rodillas
  • la profundidad de su respiración
  • la curvatura de la espalda
  • la ubicación de la grasa en el cuerpo
  • la forma de caminar
  • la calidez y características de su piel

…y muchas más particularidades que forman la expresión global de esa persona.

Todo esto y mucho más son aspectos que nos dan evidencias de cómo se siente la persona de cara al mundo y delata  cómo se trata a si misma también.

Podemos relacionarlo directamente con la vida psíquica, el mundo interior y el estilo de vida de la persona.

«Es necesario conseguir hacerle entender al paciente esta correlación si quiere descubrir quién es o porqué tiene tal enfermedad o dolor físico.»

 

El trabajo con el cuerpo facilita que vuelvan a la memoria recuerdos reprimidos y sentimientos suprimidos.

El trabajo en Corexpresión se basa en retomar estos aspectos reprimidos y aprender a gestionarlos de forma adulta y madura.